Me tomarías por loca

Me pregunto

Si el brillo de tus ojos esconde

El secreto que en tantos cuerpos y almas

De hombres busqué.

Si los lunares que adornan la curva de tu cuello

Ocultan los besos que Perséfone,

En su lecho de fuego,

Ansiosa te entregó.

Si las palaras que proclamas

Son dichosas por manar de tus labios

Con más dulzura y vigor que Dios

Al dotarlas de su gracia divina.

Me pregunto ¿Si tus manos carecieran de tiento,

Ansiaría así su tacto

Si no fueran pasto silvestre

Que el viento en u delirio mece?

Si te pregunto por el brillo de tus ojos,

Por los lunares de tu cuello,

Por las palabras que proclamas,

Por tus manos silvestres…

Me pregunto si tu fuego fatuo y necio

No cede a este otro fuego

El capricho de saciarse

En nuestro cuerpos.

Si tu gracia es digna de cualquiera

Que anhele lo que anhelas

Y no te haga esperar…

Si tus caricias,

Que deambulan entre cuerpos por doquier,

Deleitan a todas las tentadas por igual.

Me pregunto: ¿Si entre beso y beso,

Caricia y palabra hubieras hallado

Lo que tus manos codiciaban,

La demora, la interminable espera,

Se hubiera tornado más corta?

Si te pregunto por tu fuego,

Por la dueña de tu gracia,

Por los goces de las tentadas,

Por lo que tus manos buscaban…

Marzo del 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s