Largo epitafio a Tor, el perro de mi tía.

Ladra silencioso, pequeño,
ladra los días que vendrán.
Ladra los días con tu ausencia,
que en nosotros mella quedará.

Aunque ya no escuchemos
tus quejas al caminar,
ni el ruidoso sonido de tu voz ladrando al tiempo,
en nuestra memoria, el silencio de tu pecho reinará.

Ladra al alba, pequeño,
ladra a los días que vendrán.
Ladra los días con tu ausencia,
ladra tu nombre, que no se olvidará.

Trece años has vivido
una vida a recordar,
más la vida se detiene
como éste verso, con punto y final.

Anuncios

4 comentarios en “Largo epitafio a Tor, el perro de mi tía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s