Te vi, te vi.

Te vi, ayer te vi. Estabas aparcando el carrito de la compra. Te vi mirando triste su silueta, como si te diera pena dejarlo allí. Te vi pensando en coger e primer tren que se fuera lejos de allí y también cómo ésa idea se esfumó con un simple pestañeo. Sé que te asustaba quedarte donde estabas, en el lugar donde se aparcan los carritos de la compra, pero también irte, dejarlo todo a manos de otro que necesitara ese carrito.

Saliste a la calle a tomar decisiones, esas que tanto odias tener que decidir. O te quedas o te vas…parecía complicado. Sentado sobre el bordillo de la acera, camiones y coches pasaban acelerados…y tú pensando que debería reducirse el límite de velocidad.

Luego te quedaste mirando al cielo, como si la luna pudiera decidir por ti. Curiosa quedó tu cara al no recibir respuesta alguna por su parte.

Cuando comenzó a soplar el frío viento te levantaste, pero antes, justo antes de entrar por la puerta te vino otra vez a la cabeza: O te quedas o te vas.

Finalmente no la cruzaste. Te marchaste a casa andando y no a otro lugar lejos de éste en tren, como seguro que hubieras preferido.

Ayer te vi, estoy seguro de que te vi. Borracho como estaba…y aún con todo quedé intrigado por ti. Sí, ayer te vi, de veras que te vi…Te vi, pero no recuerdo dónde.

 

En realidad aquí lo menos que tenéis que hacer al leerlo es fijaros en lo que está escrito…sino en lo que quiero decir con ésto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s