Nuestro tic-tac.

El tic-tac del reloj posa en mis ojos abiertos  un par de lágrimas, alguna arruga más en la frente y sonrisa cansadas siempre que lo cree necesario.

A veces es cruel conmigo, me hace esperar mientras yo me voy quedando sin uñas. Me hace esperar, pero nada llega. Luego descubro la moraleja que el tiempo que pasa trata de enseñarme…Y es que no hay nada que llegue si no vas a buscarlo.

Quisiera saber si eres parte de esa moraleja, si he de ir a buscarte, a recorrer mis kilómetros por los recovecos de tu espalda…

Yo te cuento que aquí, las migajas de mis sueños han ido tranzando un sendero que sigo…y que todas se me han adherido a estos pies descalzos, sucios y cansados que caminan a ciegas. Que  he alquilado una piel nueva para las ocasiones especiales, para cuando te vea pasar y sienta que pronto te vas a cansar de mí. Que a veces sueño que alguien llega a mi mundo a través del armario y me confiesa que éste me llevará a la verdadera realidad.

Ya ves que puedo llenarte la cabeza de mis historias sin sentido…Cuando en realidad he venido a decirte que quiero que seas parte de mi tiempo perdido. Que quiero mimar tus heridas, pedir que me acaricies otra vez, que el olor de tu piel embriague todas mis noches. Que yo podría hacerte feliz.

Anuncios

2 comentarios en “Nuestro tic-tac.

  1. Para un tic-tac, son necesarios un tic y un tac.. un tic solo, pierde el ritmo, cree saber donde va el tac, y se pierde más y más en la ilusión.. y ya no sabe si el tac es el de verdad o es el de su imaginación.. ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s