Reflexión de amor en un gris cansado.

Me encantaría saber decirte ‘Te quiero’ en unos veinte idiomas distintos. También quisiera estar a menos de diez milímetros de ti en cada momento o, en su defecto, que no hubiera espacio que nos separara y que apenas quedara algo para respirar.

Daría lo que fuera porque los rayos del sol que se cuelan por las rendijas de tu persiana grabaran en mi espalda todos tus amaneceres.

Sonsacarle tus sueños más secretos a tu almohada y dormir con ellos hasta que el cielo se nos aburra de tanta luna lunera de plata, es ahora uno de mis deseos más preciados.

No anhelo otra cosa más que pasar grises tardes de domingo, noches enteras, intentando averiguar si son tus pasos los que se oyen en el umbral de la puerta o es otro maldito cuervo que luego, quizás se pose sobre un busto de Palas y me recuerde que no estás.

Anuncios

Un comentario en “Reflexión de amor en un gris cansado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s