~7~

La locura emanó

una vez de la punta

de mis dedos.

Me sentí indestructible,

fuerte,

casi divina…

Todo a mi alrededor

se bañó de un rojo

que te quemaría el corazón

si trataras de imaginarlo.

Todo a mi alrededor

se convirtió en locura

de pensamientos banales,

remolino de viento

que encierra un halo lleno de nada.

Tiempo después

miré hacia el cielo,

cielo rojo,

y me sentí una

minúscula parte de él,

caída,

capaz de volver y

alcanzarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s