~12~

No hay suelo llano,

no hay tierra plana

que me sujete,

no hay lluvia mansa

que relaje mis turbios sueños

ni sol que caliente mis huesos.

No hay nada.

Caigo desalentada y nada hay

que pueda sujetarme,

nadie hay,

que puro y verdadero consigo mismo

tienda su mano

para ayudarme.

Nadie hay ni yo soy,

ya que caigo al ver

que disto de ser lo que en todos

mis sueños he visto.

Heridas, llagas, quemaduras…

adornan mi cuerpo siempre

que vuelvo a caer.

Y, al final, cansada,

desisto y me rindo

y ando a gatas

en un desesperado intento

de evitar hacerme daño otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s