~13~

Si me tocó caminar,

siempre lo hice sola,

nadie se acercó y me acompañó lo suficiente

como para sentir menos el frío

helándome por dentro.

Si alguien, alguna vez, me vio llorar,

volvió la cabeza hacia sí mismo

y su propio llanto,

dejándome a mí atrás.

Cuando tuve que vomitar

mi podrida realidad,

nadie se quedó sujetándome el alma,

esperando, pacientemente

a que acabara.

Y si alguna vez creí

perder a alguien de tanto amarlo,

créeme, si te digo,

que el corazón se me rompió en dos,

que lloré hasta el cansancio,

y que, a pesar de todo,

nadie hubo que pudiera

apaciguar mi dolor.

Y que, al fin y al cabo, yo,

todo cuanto he llorado,

sufrido, amado…lo he hecho sola.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s