344 palabras sobre lo que ‘puede’ que haya en mí.

Puede que mañana temprano

despierte dormida,

y que el tiempo me lleve deprisa

a lugares e los que nunca quise estar.

Puede que ese tiempo mismo

me devuelva lo que perdí con él,

o que de vuelta al cetro de mi vida,

abra heridas

y muerda los anzuelos

de tu nombre otra vez.

Puede que siga siendo la misma,

aunque te hayas largado,

aunque ahora todas mis lunas se llamen

malditas,

y haya cerrado esta boca suicida

que nunca sabrá callar

de mi voz el llanto.

Pero puede también que haya cambiado,

que mi voz suene distinta,

que acompañe el desayuno

con un chorro de tequila

o que cuente las nubes que

oscurecen mis días.

Pude que mi vida

haya dejado de ser sencilla;

que los sueños rotos,

las palabras olvidadas,

todo,

pesen, lo quiera o no.

Y puede que estas jodidas noches

que se me atragantan,

en las que torturo a mi memoria,

hayan mordido mi alma podrida.

Puede que te siga recordando solo a veces,

que el dolor de tu partida me desangre,

que imagine de nuevo tu cuerpo

desarmado entre mis sábanas.

Puede que muera cada vez que pienso

que tus caricias eran falsas.

Puede que no sepa olvidarte o que,

simplemente, no quiera.

Puede que el miedo me inunde

las venas,

que ciegue con mentiras

el vacío de tu ausencia.

Puede que crea que el mundo

ha sido cruel conmigo,

que la vida ya no tiene sentido,

que me ha abandonado la única razón de ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s