Sobre sonrisas torcidas hacia la izquierda

Los latidos

se me apilan en el pecho,

y éste retumba,

desbocado,

dejando mirar a tientas

el corazón que

lleva dentro.

Y cuando terminemos

de hacer el amor,

descubriremos  en un suspiro,

un grave sonido de

libertad

que, una vez suelto,

salvaje,

torcerá nuestra sonrisa

hacia la izquierda,

y calmará el corazón loco que,

inevitablemente,

no puede dejar de pensar

que el Mundo

no está hecho para nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s