Cuánto veneno

Respiras y sientes, que no hay trato

ni latido,

que la esperanza se ha ido,

que no queda razón,

ni queda nada.

Descubres que a veces,

las fieras son las que proteges

bajo tu manto de cristal,

que duele verte rota

por decir tu verdad y,

que sin duda,

mejor ciega y muda,

a tener solo soledad.

Cuánto veneno

recorre nuestras vidas…

Y el sonreír

se ha vuelto casualidad,

vestido de noche

para los besos que me acompañan,

olvido del sinfín de mierda

que aún me queda por vomitar en palabras.

Y esta soy yo,

nada traducida en nada

y dolor.

Cuánto veneno,

cuánto veneno…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s