Escrito el lunes, 11 de junio del 2012

Si supieras

lo que quiero,

si lo supieras,

hablarías de pasión,

amor y voluntad

solo diciendo mi nombre.

 

Si pudieras comprender

cómo lo amo,

tendrías miedo

de que todo lo que has sentido,

tocado y visto,

no sea cierto.

 

Si supieras, cuando lloro,

lo que llevo dentro,

no encontrarías palabras

para describir mi sufrimiento.

Porque no hay dolor

más hondo

que cuando me das la espalda;

más desgarrador

que cuando no escuchas

y apartas la mirada;

más sincero

que cuando, a gritos,

me rompes el alma.

A mi madre
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s