El peso de las sonrisas de esta casa.

Vuelvo siendo

cimientos y alegría

de esta casa,

cuando hace tiempo

que ya no sé

sostener ni sonreír.

Arrastro mi vida

por los lugares comunes,

llenándolos de la inocencia,

de la pulcritud

que ya no tengo.

Quito el polvo a los abrazos,

cierro cajones,

entorno puertas.

Y me voy consumida,

con mi hogar a cuestas,

a recomponerme lejos,

para volver y zurcir

la vida de otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s