Tengo clavadas en cada costado las palabras que no puedo decirte. 

Se me clavan todos los nombres por los que dejas que te llame. Aunque no vengas, aunque nunca llegues. 

Se me clavan, también, 

el frío, 

el hambre, 

la sed. 

Ojalá fueras pan, aliento o vino. 

Ojalá fueras todas esas cosas que nos nos dejamos ser. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s