Alter ego, Piedad Bonnett.

Ella no creció nunca tiene miedo

a lo oscuro y al triángulo que es el ojo de Dios

y al Padre que ajusticia con su voz militar llora de amor

cuando alguien acaricia su cabeza

suma mal y en los dedos

resta mal

le gusta el vientre liso de as piedras

ver por las cerraduras habla a solas

y sueña

y desearía

que el sueño fuera el día

y el día

un viejo guante al que se da la vuelta.

La otra va por ahí poniendo emplasros

compresas cataplasmas haciendo dietas

sabe dónde es Zimbawe para qué es el amonio

lee a Kant y a sor Juana

zurce su corazón con tal cuidado

que no se note un nudo en el reverso

mira crecer manchitas al dorso de sus manos

respira lento

y traga sus cuchillas.

De vez en cuando

la una se tropieza con la otra

se miran de reojo

a punto de abrazarse de decirse

la lástima la rabia la ternura.

 

Este poema pertenece al libro “Lo demás es silencio” de Piedad Bonnet, editado por Hiperión en 2003. Espero que lo disfruten mucho.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s