Veinte y uno. 

Veintiún clavos en esta cruz:
Dos por cada ojo
Siete en el vientre
Cuatro en las palmas de las manos
Tres en el eco de la voz
Y otros tres en los dedos
Pulgar
Índice
Corazón
Respectivamente
De la mano diestra.

Veintiún clavos en esta cruz
Que atraviesan cada palabra
Conocida o reconocible
Desde la memoria retrospectiva
A todo ápice de imaginación.

Condicionan su vaivén lento
La susurrante cadencia
De la tinta sobre el papel:
Todo desgarro posible del alma.

Diagnóstico final:
Verborrea pseudopoética irreparable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s