No somos nada.

No somos nada.

Ni el crujido de una silla,

ni brisa marina,

ni siquiera quemazón.

No somos nada.

Y así, sin ser,

vamos tirando,

sin quejarnos demasiado,

no fuéramos a molestar

a los presentes cotidianos

que sí ocupan un lugar relevante.

08/08/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s