Tiras de un hilo, se mueve una marioneta…

Cada hombre debe entender
que todo puede esfumarse muy
deprisa:
el gato, la mujer, el trabajo,
la cama, las paredes, la
habitación; todas nuestras necesidades,
incluido el amor,
descansan sobre fundamentos de arena;
y cualquier causa,
por poca relación que tenga:
la muerte de un chico en Hong Kong
o una ventisca en Omaha…
pueden desencadenar tu ruina.
Toda tu porcelana se hace añicos contra
el suelo de la cocina, tu chica entra
y tú estás en medio de
todo, borracho, y pregunta:
Dios mío, ¿Qué pasa?
y tú respondes: no lo sé,
no lo sé…

Charles Bukowski.

Aire y luz y tiempo y espacio.

ya sabes, yo tenía una familia, un trabajo, algo
siempre estaba
en mi camino
pero ahora
he vendido mi casa, he encontrado este
sitio, un estudio grande, tienes que ver qué espacio y
qué luz
por primera vez en mi vida voy a tener el lugar
y el tiempo
para
crear

no, hijo, si vas a crear
crearás aunque trabajes
16 horas diarias en una mina de carbón
o
crearás en una habitación con tres niños
mientras no cobras más que
el paro.
crearás aunque te falte parte de tu mente y de
tu cuerpo.
crearás ciego
mutilado
loco,
crearás con un gato trepando por tu
espalda mientras
la ciudad entera se estremece ante un terremoto, un bombardeo,
una inundación, un incendio.

hijo, aire y luz y tiempo y espacio
no tienen nada que ver con esto
y no crean nada
más que, quizá una vida más larga para encontrar
nuevas excusas
para no hacerlo.

Charles Bukowski – El infierno es un lugar solitario

Me encanta Bukowski desde hace medio añito…igual menos. Me ha enseñado mucho más de poesía que cualquier otro.

La Carga De La Brigada Ligera – Lord Alfred Tennyson.

En éste poema, Tennyson, quiere reflejar (a mi modo de ver) la valentía de la propia Brigada Ligera, su capacidad para acatar las órdenes de Lord Cardigan por muy erróneas que supieran que fueran, el destello de honor que muestra y orgullo porque esa caballería perteneciera a su propia patria. Deja ver, también, cierta admiración por no echarse atrás sabiendo las probabilidades de morir que tenían. Por otra parte, para mostrar la valentía muestra también el temor que debieron pasar por el hecho de estar rodeados de cañones y la manera en que ellos con sus espadas lucharon hasta el final. Da a entender que el enemigo se sintió algo confuso por la fuerza y el coraje de los seiscientos y que sacaron esas fuerzas de donde no las tenían para sobrevivir. Y la recompensa por ello fue el reconocimiento de su valor por la gente que conocía esa historia.

‘La Carga de la Brigada Ligera’

“¡Adelante, Brigada Ligera!”
“¡Cargad sobre los cañones!”, dijo.
En el valle de la Muerte
cabalgaron los seiscientos.

“¡Adelante, Brigada Ligera!”
¿Algún hombre desfallecido?
No, aunque los soldados supieran
que era un desatino.
No estaban allí para replicar.
No estaban allí para razonar.
No estaban sino para vencer o morir.
En el valle de la Muerte
cabalgaron los seiscientos.

Cañones a su derecha,
cañones a su izquierda,
cañones ante sí
descargaron y tronaron.
Azotados por balas y metralla,
cabalgaron con audacia
hacia las fauces de la Muerte,
hacia la boca del Infierno
cabalgaron los seiscientos.

Brillaron sus sables desnudos,
destellearon al girar en el aire
para golpear a los artilleros,
cargando contra un ejército,
que asombró al mundo entero:

zambulléndose en el humo de las baterías
cruzaron las líneas.
Cosacos y rusos
retrocedieron ante el tajo de los sables.
Hechos añicos, se dispersaron.
Entonces regresaron, pero no,
no los seiscientos.

Cañones a su derecha,
cañones a su izquierda,
cañones detrás de sí
descargaron y tronaron.
Azotados por balas y metralla,
mientras caballo y héroe caían,
los que tan bien habían luchado
entre las fauces de la Muerte
volvieron de la boca del Infierno.
Todo lo que de ellos quedó,
lo que quedó de los seiscientos.

¿Cuándo se marchita su gloria?
¡Oh qué carga tan valiente la suya!
Al mundo entero maravillaron.
¡Honrad la carga que hicieron!
¡Honrad a la Brigada Ligera,
a los nobles seiscientos!”

Lord Alfred Tennyson

Espero que os guste. Muchos besos!